Energías Limpias
Por Agustín de Vicente

América Latina puede convertirse en líder mundial en energías renovables

Compartir

Para el 2030, 15 países de Latinoamérica esperan tener el 70% de sus matrices energéticas funcionando con energías renovables.

Con gran éxito finalizó el encuentro regional más importante del sector energético, el Latin America Energy Week 2022, organizado por Siemens Energy, evento virtual que reunió alrededor de 4.700 asistentes y más de 40 expertos internacionales para discutir sobre los principales desafíos y oportunidades que enfrenta el sector en el camino hacia la descarbonización de Latinoamérica.

Temas como la nueva geopolítica energética, el cambio climático y la transición energética, la financiación para proyectos sostenibles, el potencial del hidrógeno verde, el impacto social y la innovación como palancas de crecimiento, fueron algunos de los temas discutidos por los expertos durante tres días en 8 paneles de discusión.

Los expertos coincidieron en que América Latina tiene un potencial único para ponerse a la vanguardia mundial en el uso de una matriz energética sostenible y amigable con el medio ambiente, que garantice el desarrollo de sus economías sobre la base de energías limpias, renovables, que además no dependan de la fluctuación de los precios internacionales de los combustibles fósiles.

 Uno de los principales aspectos que concluyeron los líderes es que el hidrógeno verde tomará cada vez mayor relevancia para descarbonizar las matrices de las naciones, al contarse hoy con una tecnología madura, en rápida expansión y que por su esperada mejora en costos, puede convertirse en un gran aliado para la transición energética. El hidrógeno verde hoy ocupa un lugar importante en el escenario mundial en términos de expectativas, mientras que los abundantes recursos regionales crean oportunidades para que América Latina se posicione como una potencia mundial en exportación.

Los panelistas fueron unánimes en defender la integración regional como una estrategia importante a adoptar en América Latina para depender menos de los recursos no renovables, y a la vez como herramienta de resiliencia. “Hay un cambio de mentalidad. Si antes los países pensaban en abastecer sólo sus propias demandas, hoy cada uno quiere poder alimentar a otras regiones. Es una nueva política nacional”, reflexionó André Clark, vicepresidente Senior para el Hub de América Latina de Siemens Energy. Para lograrlo, los países deberán ajustar su regulación de manera urgente, integrarse y adaptar sus políticas a un nuevo esquema energético que trascienda las fronteras.

De acuerdo con los panelistas, América Latina ofrece enormes oportunidades para la producción de energías limpias, y necesita trabajar de forma urgente en fortalecer la industria, especialmente para lograr aprovechar los excedentes de energía que se producirán con la generación de los proyectos eólicos y solares. La tecnología jugará un papel importante para la interconexión, permitiendo la incorporación de estas fuentes, garantizando la seguridad energética, y evitando pérdidas en la transmisión del recurso energético.

Tim Holt, miembro de la junta directiva de Siemens Energy AG, resaltó la importancia de la tecnología para lograr una transición energética eficiente, y de esta forma buscar soluciones que permitan brindar confiabilidad en la generación renovable, pues la energía es intermitente, y se hace necesario controlar las fluctuaciones. Igualmente destacó la relevancia de la interconectividad para “alcanzar más jugadores en la mesa, lo que dará una perspectiva más amplia, pues América Latina tiene una gran cantidad de recursos y hay gran cantidad de proyectos para lograr la conectividad y poder continuar al siguiente paso”. El experto añadió que de lograrse la interconexión regional, América Latina se convertirá en un polo de generación energética muy importante a nivel mundial.

Durante la transición energética, los expertos también añadieron que el gas va a seguir siendo un elemento muy importante, en particular mientras se avanza en la solución de problemas relacionados con el almacenamiento de las energías producidas con fuentes no convencionales. Uno de los principales retos, adicional a definir una regulación para todos los países, será lograr que la red de operadores tenga una buena flexibilidad para integrar diferentes tecnologías, que permitan el trabajo conjunto.

María Ferraro, CFO de Siemens Energy AG, abordó enfáticamente la urgencia del tema: “Ya no se trata de decidir si reducir nuestras emisiones, sino de reducirlas con urgencia. Tenemos que trabajar en soluciones de descarbonización, en sistemas de almacenamiento y transporte de energía. Es cierto que tenemos problemas de costos y que las inversiones deben ser mayores, pero parece evidente que los sectores público y privado deben trabajar juntos y en todo el mundo, ya que el cambio climático afecta a todos los países. Necesitamos entender que todos tenemos un solo objetivo, que es ampliar la oferta de energía sin comprometer el medio ambiente”.

La meta de gran parte de los países de la región es lograr para el final de esta década, que toda la matriz energética este conformada en un 70 por ciento con energías renovables, y al mismo tiempo potenciar el desarrollo del hidrógeno verde. 

Si te interesa recibir noticias publicadas en ¿Cuál es tu huella?, inscribe tu correo aquí
Si vas a utilizar contenido de nuestro diario (textos o simplemente datos) en algún medio de comunicación, blog o Redes Sociales, indica la fuente, de lo contrario estarás incurriendo en un delito sancionado la Ley Nº 17.336, sobre Propiedad Intelectual. Lo anterior no rige para las fotografías y videos, pues queda totalmente PROHIBIDA su reproducción para fines informativos.

COMENTA AQUÍ

Un medio desarrollado por TVN, Canal 24 Horas y Visual Producciones con mucho ❤️

Powered by Global Channel