Naturaleza Protegida
Por Andrés Palominos

La importancia de la Estrella de Mar en las profundidades del océano

Compartir

Nueva investigación posiciona al depredador como una pieza clave en la estructuración de los ecosistemas marinos de la Patagonia.

La estrella de mar Cosmasterias lurida existe a lo largo de la Patagonia chilena y argentina. Es uno de los depredadores más importantes a nivel bentónico de la zona austral. 

De alimentación carnívora, y a pesar de su amplia distribución geográfica y batimétrica. Pero sin mayor información sobre su ecología trófica, concentrándose principalmente en su ciclo reproductivo. 

El trabajo liderado por el investigador Ignacio Garrido, del Centro de Investigación Dinámica de Ecosistemas Marinos de Altas Latitudes (IDEAL) de la Universidad Austral de Chile (UACh) encontró una nueva evidencia sobre su comportamiento dietario.

“Los trabajos observacionales sobre este animal, realizados en el Canal Beagle, lo habían identificado como un depredador generalista. Lo que hicimos nosotros fue una comparación sobre lo que estaban comiendo las estrellas con respecto a la oferta ambiental”, explicó el investigador.

Se creía que las presas de esta especie consistían en una amplia gama de organismos, como esponjas, anémonas de mar, moluscos, poliquetos, crustáceos e incluso otras estrellas. 

Sin embargo, se dieron cuenta de que C. lurida no estaba comiendo lo más abundante a su alrededor, si no que estaba seleccionando una presa en particular, los choritos, incluso llegando a mayores profundidades marinas para capturarlos.

El trabajo realizado con especímenes del seno Reloncaví, en la región de Los Lagos, determinó que entre las presas preferidas por este depredador se encuentran, en primer lugar, los mejillones Aulacomya ater, Mytilus chilensis y las llamadas lapas zapatillas.

Depredadores en zonas más profundas

Cabe señalar que C. lurida ha sido observado hasta los 600 metros de profundidad.

“Es posible que el fondo marino, donde esta estrella tiene influencia, se volvería muy distinto en composición de especies y por tanto el paisaje submarino cambiaría. Por eso este tipo de depredadores son llamados estructuradores de comunidades”, comentó el Dr. Luis Pardo, investigador del Centro IDEAL y director de la Escuela de Graduados de la Facultad de Ciencias de la UACh.

Ante esto, Garrido también aseguró que se debe considerar la actividad humana en los ecosistemas marinos, como la urbanización costera y la industria pesquera, ya que la destrucción de estos hábitats podría afectar significativamente a las poblaciones de estrellas de mar y su impacto en la estructura trófica y la función de las comunidades submareales.

La investigación fue publicada en la revista científica Frontiers in Marine Science, como parte de una edición especial a propósito de los 500 años del “descubrimiento” del Estrecho de Magallanes. Lee el estudio aquí.

Si te interesa recibir noticias publicadas en ¿Cuál es tu huella?, inscribe tu correo aquí
Si vas a utilizar contenido de nuestro diario (textos o simplemente datos) en algún medio de comunicación, blog o Redes Sociales, indica la fuente, de lo contrario estarás incurriendo en un delito sancionado la Ley Nº 17.336, sobre Propiedad Intelectual. Lo anterior no rige para las fotografías y videos, pues queda totalmente PROHIBIDA su reproducción para fines informativos.

COMENTA AQUÍ

Un medio desarrollado por TVN, Canal 24 Horas y Visual Producciones con mucho ❤️

Powered by Global Channel